La fiera se despereza

se despierta hambrienta

y rompe todo lo que encuentra a su paso

buscando con ansia su presa.

Pero cuando ya está cerca

en vez de oler su miedo

ve su grandeza

y disminuye poco a poco

hasta darse cuenta

de que las tornas han cambiado,

le quieren comer y se deja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s